Copyright: Edgardo Donato Díaz

lunes, 21 de enero de 2013

Au revoir tronqué ...



Desde el fondo infinito de tus ojos,
me llegan los sollozos apagados,
las palabras ahogadas, los gritos silenciados
de un lejano crepúsculo sangrante
que desgarró impiadoso nuestras almas.
Que calcinó ese amor desesperado
con el último estertor de aquella tarde.

No esperaba el  regreso,  no lo quiero,
con esta carga de lechos herrumbrosos
Inmutables testigos de un pasado
que vivió y feneció en un solo instante,
para que finalmente, nada nos amarre…
Ni el ansia contenida en las entrañas
ni el reclamo sensual de una mirada

Porque solo es angustia opaca y mortecina,
lo que ofrece el matiz de tu mirada
Y yo guardo los restos de una nada
que me dejó ese adiós, en la alborada…
Ya ni el eco sensual de las palabras,
ni el aroma que la pasión dejaba
habitarán los pliegues de mi alma.

Te tuve y me tuviste en la porfía.
Mas no existió el amor. Tan solo ha sido
un instante fugaz, un destello del alma y el olvido...
Mas, tu nuda presencia entre esa nada,
va tentando las ansias ya cansinas
con el gesto procaz de tu mirada
que aún habita los pliegues de mi almohada…

© Copyright: Edgardo Donato Díaz - 2005 - "Cien Poemas de Amor"

1 comentario:

María Plana Nova dijo...

Es una maravilla leerte siempre. Es precioso.